Destacamos

Máquina del mes: Bicicleta elíptica

 

La característica fundamental de la elíptica es la de reunir todas las ventajas de los elementos tradicionales para el fitness, como la cinta de andar y las bicletas estáticas, permitiendo dos tipos de movimiento fluído:

- Movimiento circular tipo pedaleo.

- Movimiento de traslación tipo ski de fondo.

Se realizan dos movimientos a la vez empleando, tanto los músculos superiores (brazos, hombros, abdominales), como los inferiores ( principales músculos de las piernas).

La participación muscular y articular es máxima y se realiza en una secuencia suave y placentera: 10 minutos de elíptica equivalen a media hora de cinta de andar. De hecho la intensidad del ejercicio efectuado con la elíptica es superior al de cualquier otro aparato tradicional.

Otra característica fundamental de la elíptica es la de evitar movimientos potecialmente dañinos para las articulaciones y la espalda.
Los beneficios que se obtienen a través del ejercicio con la elíptica son muchos, pero resalta la quema de más calorías en menos tiempo, respecto a los ejercicios similares en cintas de andar y en bicicletas estáticas:

- Con el pedaleo hacia adelante se entrenan al máximo los cuádriceps y se tonifican y endurecen los glúteos.

- Con el pedaleo hacia atrás se desarrolla un trabajo eficaz para los músculos de las parte porterior del muslo.

- Se entrenar contemporáneamente todos los músculos de las extremidades inferiores.

- Útil también para finalidades rehabilitadoras, para tratar los dolores articulatorios y el cansancio asociados a la artritis.

- Se pueden realizar óptimos entrenamientos cardiovasculares.

La bicicleta elíptica es ideal para personas que sufran todo tipo de patologías a nivel articular y para recuperación de lesiones, desgaste de cartílagos, rotura y recuperación de meniscos y ligamentos, hernias discales y todo tipo de lumbares.